|
|
|
|
|
|

EVOLUCIÓN DE
LA CARPA

Hoy en día, las carpas son sinónimo de vida al aire libre y contacto con la naturaleza. Sin embargo, durante mucho tiempo no fue así. Los orígenes de las carpas fueron refugios hechos de huesos, pieles de animales y ramas de árboles. La versión más antigua se encontró en Moldavia y data de unos 40.000 años antes de Cristo. Estos refugios distaban mucho de ser verdaderas carpas ya que pesaban demasiado para poder moverlas con facilidad. Las carpas ligeras y por partes fueron inventadas por los pueblos nómadas, que las llevaban (o llevaban sus partes) consigo.

UN CASTRO ROMANO

Un castro servía para alojar a los soldados, sus aparejos y provisiones cuando no estaban combatiendo o en marcha. Los campamentos corrían a cargo de destacamentos técnicos que agrupaban a diferentes especialistas, dirigidos por arquitectos, "ingenieros jefe", que recurrían a los soldados para los trabajos manuales cuando era necesario. En cuestión de horas, aquellos especialistas podían montar un campamento en mitad de un ataque enemigo. Por los nombres de estos campamentos, se deduce que los romanos disponían de una gran diversidad de modelos de campamento listos para cualquier situación, en función de la duración de la estancia de las legiones: tertia castra, quatra castra, etc. (un campamento de tres o cuatro días, etc.). Los campamentos de carácter más permanente se denominaban castra stativa (campamentos permanentes). Los campamentos de carácter más temporal se denominaban aestive o aestivalia "campamentos de verano", en los que los soldados se alojaban "bajo carpas". De hecho, el verano era una estación propicia para las campañas.

LA TRADICIONAL YURTA

Una yurta tradicional es una carpa portátil y redonda cubierta de pieles o fieltro que utilizaban como refugio diversos pueblos nómadas de la estepa de Asia Central. El armazón consiste en un ensamblaje o enrejado de madera o bambú para formar las paredes, un marco de puerta, varillas y una rueda. La estructura del techo suele ser independiente; sin embargo, las yurtas más grandes tienen postes interiores para sostener el techo. La parte superior de las paredes de las yurtas se mantiene unida mediante una banda tensora. Las yurtas modernas se pueden instalar con carácter permanente sobre una plataforma de madera, para lo que se utilizan materiales modernos como un bastidor de madera o metal curvados al vapor, un lienzo o una lona impermeable, una cúpula de plexiglás, cable de acero o aislamiento radiante. Las yurtas son un rasgo de identidad de la vida en Asia Central desde hace al menos tres mil años.

TIPI INDÍGENA AMERICANO

Los tipis eran los hogares de las tribus nómadas de las Grandes Llanuras. El tipi se construía utilizando como armazón varios palos largos que se ataban en la parte superior y desplegaban hacia abajo haciendo la forma de un cono invertido. Después, el exterior se envolvía con una piel de búfalo. Cuando la tribu llegaba a un nuevo asentamiento, la esposa de cada familia montaba el tipi. Armar un tipi era muy sencillo y solía llevar apenas 30 minutos. En verano, la cubierta podía alzarse para crear una gran entrada en la parte inferior. Esta entrada permitía que el aire circulara por el tipi y así mantener fresco el interior. En invierno, se utilizaban cubiertas extra y aislantes como la hierba a fin de mantener el tipi caliente. En el centro del tipi se podía hacer fuego si se hacía un agujero en la parte superior para que saliera el humo. Los indígenas de las llanuras también utilizaban pieles de búfalo para sus camas y mantas para mantener calientes sus casas.

LAVVU

Un lavvu es un cobijo temporal que utilizaban los samis del norte de Europa. Su estructura recuerda al tipi de los indígenas americanos. Sin embargo, el lavvu es algo menos vertical, lo que lo hace más estable en caso de vientos fuertes. Gracias a los lavvu, las culturas indígenas podían seguir a sus rebaños de renos por las llanuras áridas del norte de Escandinavia y del Ártico de Eurasia. El lavvu aún se utiliza por los samis y cada vez más por otras personas para acampar. El lavvu tradicional tiene dos tipos de palos de madera: tres o más palos en horquilla y varios palos rectos. Los palos en horquilla tienen una parte superior con dos brazos. Estos tres palos se entrelazan para formar un trípode. Este montaje de palos en horquilla permite colocar los palos rectos de forma circular. En el pasado, se utilizaban sobre todo pieles de reno como revestimiento. A mediados del siglo XIX, los samis recibieron grandes cantidades de telas baratas fabricadas en Gran Bretaña.

INTERIOR DE UNA YURTA TURCA

En esta imagen se ve el interior de una yurta tradicional, en este caso turca. La yurta turca se utiliza en países como Kirguistán, Uzbekistán, Kazajstán y Turkmenistán. Se distingue de la yurta de Mongolia en algunos detalles. Las yurtas turcas tienen palos curvados en el techo que amplían el espacio interior. Los palos se curvan hacia el cruce de las paredes y el tejado está más inclinado. En la parte superior, la copa tiene una estructura ligera de madera curvada. El peso de la cúpula se transmite a las paredes mediante travesaños curvos. Esta estructura de cúpula ligera no requiere palos de soporte, que sí se colocan bajo la corona en las yurtas mongolas más grandes.
es_ESSpanish